La Disciplina Positiva.

La Disciplina Positiva

¿Cómo aprenden los niños muy pequeños a controlarse, a ayudarse a si mismos, a llevarse bien con los demás y a seguir procesos escolares y familiares? Tal aprendizaje ocurre cuando los padres y maestros de los jóvenes desempeñan un papel activo en ponerles límites, animan el comportamiento deseado y toman decisiones para manejarlos.

El presente artículo sugiere métodos y lenguaje que pueden utilizarse para tratar con situaciones comunes que incluyen a los niños muy pequeños.

MÉTODOS DE DISCIPLINA QUE ANIMAN LA CONFIANZA EN SI MISMO

1) Demuestra que comprendes y aceptas la razón por la cual el niño hace lo que, a tu  parecer, está mal:

“Quieres jugar con el camioncito pero…”

“Quieres que me quede aquí contigo, pero…”

“Sé que estas triste de dejar ese juego aquí pero…..”

Esto deja saber al niño que reconoces sus deseos y validas sus emociones, También demuestra una relación honesta  y clara desde el principio lo que da seguridad al niño.

2) Di el “pero” para que ponga un sentido sobre lo que quiere el adulto:

“Quieres jugar con el camioncito, pero María lo está usando ahora mismo.”

“Quieres que me quede aquí contigo, pero ahora necesito (irme, ayudar a tu hermana, preparar la comida, etc.)

Con esto el niño se da cuenta de que los demás también tienen necesidades. Ensena LA PERSPECTIVA, o ver otros puntos de vista, y puede llevar al niño a desarrollar la habilidad de ponerse en el lugar de otras personas. También ganaras el respeto del niño,. Y esto hará que el niño se sienta seguro.

3) Ofrece una solución:

“Dejamos aquí el camión y mañana cuando te despiertas aquí estará “

Los bebes de un año empiezan a entender “espera un minutito” aunque no tienen noción del tiempo  saben esperar un lapso si nunca les hace esperar mucho. Los bebes de dos y de tres anos pueden aprender a comprender la frase “Ya te lo diré cuando te toque,” si nunca se les hace esperar mas de un par de minutos. Esto ayuda a los niños a aprender a posponer su gratificación, pero no estorba su comprensión de un corto tiempo.

4) Siempre, ayuda decir algo que demuestre su confianza en las habilidades de su niño y en su deseo de aprender:

“Cuando estés más grande, sé que lo lograrás  (lo que sea que se espere de el o ella).”

“La próxima vez puedes (vuelva a decir lo esperado de una manera positiva).” Esto afirma su confianza en el niño, y le deja saber que  asumes que tiene la capacidad de crecer y madurarse; le comunica también su creencia en su buena voluntad.

5) Puedes demostrar una manera mejor de hacer las cosas y ofrecerle otra opción:

“Nosotros no pegamos. Tócame la cara, suavemente.” (Acaríciale suavemente.)

“No tires el rompecabezas, Los rompecabezas no se tiran. Vamos a hacerlos juntos.”

Esto le pone límites firmes, pero ayuda al niño a comprender que eres sus compañeros y no enemigo.

6) Si se frustra  distráelo, muchas veces se les puede cambiar la situación a algo similar pero mas apropiado. Llévelo de la mano y dile:

“Esa es la comida del perro. Aquí esta la tuya.”

“!No! Rosa no puede morder a Ester. Puede morder la galleta o su pelota  de goma.”

“Juan necesita ese juguete. Tengo uno aquí para ti.”

Esto afirma el derecho del niño de escoger lo que va a hacer, y a la vez le enseña que los demás también tienen derechos.

7) Evita las acusaciones. Habla con palabras y tonos respetuosos. Esto le ayudara a mantener una buena imagen de si mismo y animara su tendencia de cooperar.

8) Ayúdales a expresar sus sentimientos, incluso el enojo. Ayúdales a pensar en las alternativas y en las soluciones a sus problemas. Los adultos deben de evitar de engancharse en el enojo de los niños:

“Estas enojado conmigo porque estas cansado. Es difícil que uno sea amable cuando le hace falta dormir. Creo que cuando te despiertes estarás de buen humor.”

“Te has enojado porque no te he dejado comer los dulces. Te dejare escoger entre un plátano y una manzana. ? Cuál te parece?”

Esto estimula las características que queremos ver en el desarrollo de nuestros hijos, tales como el conocimiento de sentimientos y de confianza razonable, y les ayudara a solucionar los problemas sin escenas desagradables.

9) Es importante dar instrucciones claras y sencillas en una voz amable y firme. Esto le asegurara que los niños no se confundan ni que se nieguen a obedecerle.

10) Recuerda que a  todos los niños les gusta  probar, tocar, oler, explorar, examinar, etc. A veces los pequeñitos no saben compartir muy bien; primero tienen que experimentar con ser posesivos antes de poder compartir. Necesitan afirmarse (“No,” “No puedo,” “No lo haré,” “Lo voy a hacer yo”). Necesitan separarse un poco de sus padres, es decir llegar a ser individuos. Un modo de hacerlo es decir que no y no hacer lo que se les pide; otro modo es hacer lo que no es aceptable.

Los límites les permiten aprender a organizarse a protegerse, a tener buenos hábitos que los ayuden a vivir mejor.

 

UN AMBIENTE POSITIVO ANIMA LA AUTODISCIPLINA

Crear un ambiente positivo para los pequeñitos incluye:

* pasar mucho tiempo libre con ellos;

* compartir actividades y juegos importantes y juegos significantes con ellos;

* escuchar y contestarles como iguales, no como instructor

* Felicitar sus esfuerzos: “!Guillermo esta comiendo solo! !Juana se esta poniendo el zapato!” (Aunque en realidad lo que vea sean solo intentos); y

* sonreírles, tocarlos, acariciarlos, besarlos, abrazarlos, etc.

 

ACUÉRDATE QUE LA DISCIPLINA POSITIVA

* Aumenta el amor propio (autoestima) del niño,

* Permite que se sienta importante,

* Anima su desarrollo de cooperación,

* Permite que aprenda poco a poco las muchas habilidades necesarias para asumir la responsabilidad de lo que le pase,

* Lo ayuda a tomar la iniciativa, a llevarse bien con los demás y a resolver los problemas.

Psicóloga clínica Alexandra Styger

Alex_sty@hotmail.com

Cel:044.55.34.71.61.28

 

  • Niños agresivos o niños agredidos?  Francoise Dolto. Paidós
  • Causa de los niños. Francoise Dolto. Paidós
  • Niño deseado, niño feliz. Francoise Dolto. Paidós
  • Un ser humano. Silvana Quattrocchi Montanaro. Cuatro Vientos.
  • Padres “buenos” padres “malos” Patricia  Juárez Badillo
  • Los padres perfectos no existen:Isabelle Filliozat
  • Buenos chicos que se portan mal. Peter Williamson. Paidós
  • Positive Discipline). ERIC Digest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *